CALCULE SU HERENCIA

Posted on Posted in Noticias Procer

¿Qué es la legitima?

Existen ciertas personas que la ley denomina herederos forzosos que por su grado de parentesco, deben recibir en todo caso la herencia legítima. Estos herederos además deben recibir una parte estipulada por ley. Las donaciones en vida a otros coherederos que afecten a la misma o disposiciones testamentarias que perjudiquen a esta parte pueden conllevar que se ejerzan acciones legales tendentes a que no se perjudique a esta herencia mínima legal para hijos, ascendientes y cónyuges.

Las diferentes sucesiones: existencia de testamento o ab intestato (sin el mismo por regulación legal)

Una vez que se tiene certeza del fallecimiento de la persona causante, conocido la existencia de bienes componentes del caudal hereditario se deberá proceder a la averiguación de si existe o no testamento. Este es un documento donde el causante dispuso de cómo se iba a dividir sus propiedades (también se heredan obligaciones) entre sus herederos, es el documento donde se expresa su voluntad de forma solemne. La relevancia de esto es debido a que tienen regulaciones diferentes y consecuencias jurídicas. Se puede saber a través de un certificado del Registro de Actos de Última voluntad.

El art. 667 del Código Civil y siguientes hace mención al testamento como documento personalísimo que, no siendo obligatorio, es aquel por el cual se procederá a la sucesión testada en la el testador dispone de sus bienes a título de herencia o legado. En dicho articulado se regulan su forma y sus requisitos de validez. Igualmente se contempla la posibilidad, no recomendada jurídicamente, de hacerlo de forma ológrafa (a puño y letra del testador) sin intervención notarial, o por circunstancias urgentes de forma oral antes testigos.

El testamento podrá ser abierto o cerrado, donde las disposiciones se entregan en sobre cerrado al notario. El testamento ológrafo deberá ser protocolizado con un procedimiento posterior, debiendo el que lo tuviese ponerlo a disposición del notario, en un plazo de cinco años. De esta homologación o protocolización deberá quedar acreditada que se cumplen los requisitos del 688 del Código Civil, así como la identidad y contenido del testamento manuscrito. Todos los demás, el notario dio noticia al RAUV y existirá constancia de que fue concedido.

En caso contrario de que la certificación del RAUV sea negativa o que no exista ningno ológrafo, la sucesión será intestada. Intestada no es más que sin testamento, que no implica que no haya herencia, sino que en vez de recogiendo la voluntad del testador (sin perjuicio de la legitima como limite a la voluntad de disposición del causante) la herencia sea regulada a través de los art. 912 y ss. del CC.

¿Y esta parte legítima? Pues esta juega en la sucesión testada. Es un límite, que el art. 806 del CC califica como aquella parte de los bienes que el testador no podrá disponer por tener estos que estar limitados o reservados para determinadas personas que son denominados herederos forzosos. ¿Es ud. uno de estos herederos forzosos? Y de serlo, ¿Qué cuantía le pertenece a Ud.?

¿Existen formas para que no sean entregadas a algún heredero de los denominados forzosos?

La legítima: la parte que te pertenece. Determinación de la cuantía.

El testador tendrá capacidad de disponer dentro de los límites legales que establece el CC en sus disposiciones referentes a las disposiciones testamentarias. Se establece en nuestra ley, en el 806 CC, que hay herederos que son forzosos. Esto es herederos, que por su relación de parentesco, han de si o si, recibir una parte también determinada por la ley. De ahí que habrá que ver como se relaciona con la concurrencia de otros coherederos forzosos y la existencia de legados y la cuantía de los mismos o sus topes preestablecidos. Ojo, estos varían en algunas Comunidades Autónomas.

En el art. 807 se establecen quienes serán los herederos forzosos, incluyendo una prelación entre ellos, siendo primero los descendientes respecto del testador que es su progenitor. Solo a falta de ellos los padres o ascendientes (en grado de cercanía de parentesco todos los ascendientes) y finalmente el cónyuge del fallecido (con especificaciones).

La legítima de los descendientes la constituyen las dos terceras partes del caudal. Esto es aprox. el 66%, el cual no es una cantidad baladí. Gran parte, por tanto, suele ir a aquellos que son forzosos en primer lugar, los hijos. Esta se dividirá por cabezas, es decir, dividido por partes iguales entre tantos herederos como haya. No obstante se establece la posibilidad de estipular un tercio de mejora, el cual es que de estos 2/3, 1/3 de ellos puede ser para un heredero en especial y dejar el tercio de diferencia a repartir entre los demás coherederos sin tercio de mejora.

La tercera parte libre será de libre disposición pudiendo dejarse a cualquiera. No obstante, se podrá incrementar la legitima de alguno o todos, o incluso condicionar el recibimiento del total a, por ejemplo, la existencia de un usufructo universal del cónyuge. Los 2/3 se aplica a los hijos; si los herederos son ascendientes será de 1/2 si concurren solos; o de 1/3 si existe el cónyuge supérstite.

El cónyuge es tratado con especial trascendencia por nuestro legislador ya que ha sobrevivido al causante y tiene derechos sobre los bienes del testador. Además por no decir que lo común es que exista un régimen económico de gananciales y los bienes que se disponen pueden ser un inmueble donde todavía reside, con el 50% de la propiedad tras la liquidación de la sociedad por disolución del matrimonio por causa de muerte.

El cónyuge es siempre legitimario si concurre con otros, existan o no descendientes o ascendientes. Los artículos 834 y 835 regulan que si el marido o esposa del difunto no se encontrase separado o divorciado tendrá derecho a usufructo de un tercio, el que es destinado a mejora. Si concurre con ascendientes, será usufructuaria la parte supérstite de la mitad del caudal hereditario. Ser usufructuario es, en términos simplistas, tener derecho al uso. Este derecho podrá ser vitalicio o en proporción al valor que se le dé, sin excluir la posibilidad de que los herederos puedan satisfacer un valor económico que compense este derecho real.

Importancia de la legítima y su vulneración. Casos de no dar la legítima. La colación de bienes.

El testador no puede privar a aquellos herederos forzosos en su legítima correspondiente, en la proporción que la ley establece, a no ser que sea por casos especialmente determinados. En caso de que se haga, el heredero podrá pedir un complemento de la misma, ya que no podrá recibir por cualquier título menos de lo que le pertenece por la parte legítima.

No obstante, existen causas legales que podrían permitir al testador dejar fuera a uno de estos herederos forzosos quienes no tendrían derecho a que se les diera la parte que reclaman. Estas son las causas de desheredación, estrictamente marcadas por el legislador, que podrá hacerse en el testamento.

Los herederos desheredados podrán probar que no existen causas de desheredación, y si ésta fuese sin causa o sin certeza anularan las disposiciones que perjudiquen al heredero.

Estas causas vienen establecidas en el Código Civil entre las que se encuentras cosas tales como ser condenado por una sentencia penal contra la vida o lesiones al testador, haberlo maltratado, delitos contra la libertad, integridad moral, física, psíquica o sexual y otras graves, a la par de cuestiones tales como la falta de denuncia de la muerte violenta del testador o la amenaza o coacción para la confección del testamento haber negado alimentos o maltratado gravemente de palabra.

También es de relevancia respecto a la legítima la colación de bienes. Este es un caso común en la concurrencia de coherederos forzosos todos con derecho a una legítima y que sin embargo, uno de ellos ha recibido en vida parte del caudal del testador que de hecho hace reducir la parte que hubiera correspondido si no se hubiera donado. Por eso la ley obliga a que esto recibido en vida se compute en el reparto y se tenga en cuenta como ya recibido a excepción de la expresa disposición de que no sea colacionable o se repudie la herencia, sin perjuicio de que si perjudica sea siempre colacionable.

Realicemos un ejemplo ilustrativo sobre el cálculo de una posible legítima en el caudal que confeccionamos a continuación.

D. Rubén M. M falleció por complicaciones pulmonares el día 12/11/2016. Era propietario de una vivienda en Málaga en régimen de gananciales con su cónyuge, aun en vida, Dña. Ramona P.S. valorada en 223.000€. El matrimonio tenía cuatro hijos: Ramona M.S, Ángela M.S, Juan Carlos M.S y Marta M. S.. Entre sus bienes, poseía un depósito bancario con 56.000€, una cuenta corriente de 2.350€, una moto scooter piaggio por valor de 1.800€, y un fondo de pensiones con 8.000€, así como unas deudas con la hacienda pública de 6.100€ y una deuda a un acreedor de su negocio de floristería por 3.600€.

TOTAL: ACTIVO – PASIVO = ( 291.152/2) – 9.700 = 135.862,5€ (SE HEREDA SÓLO LA PARTE QUE LE PERTENECE EN EL REGIMEN DE GANACIALES DE LOS BIENES GANACIALES TOTAL DE LOS PRIVATIVOS). Valor de las legítima amplia: 135.862,5/ 3*2)=90.575/4=22.643,75€.


Valor de posible tercio de mejora:
45.287,5€. Posibilidad de 15.095€ para tres herederos (legitima estricta) y para uno en caso de mejora realizada efectiva por valor 45287,5€.
valor usufructo cónyuge supérstite (1/3 mejora)
45287,5€.

Una pregunta común igualmente que viene a colación del supuesto y que es típica en nuestro despacho, PROCER ABOGADOS, es cuanto se paga por el impuesto de sucesiones. Para el cálculo del impuesto de sucesiones en Andalucía, dependerá de la cuantía heredada y del grado de parentesco. En las oficinas liquidadoras, pagos en entidades colaboradoras u pago online es la respuesta a donde se paga el impuesto de sucesiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *