testamento-olografo-procer-abogados

El testamento ológrafo

Posted on Posted in Noticias Procer

Muchos pueden cuestionar la validez del testamento ológrafo. Éste es un testamento manuscrito, sin intervención de notaria alguna plasmado  en un papel cualquiera. Parece muy rudimentario, pero ¿tiene suficiente validez como para determinar el destino del total de los bienes de un fallecido? si también existe un testamento notarial ¿prevalece este último? ¿Tiene limitaciones, ventajas o inconvenientes?

Los tipos de testamentos:

El código civil menciona los diferentes tipos de testamento y clasifica dos posibles categorías: como comunes o especiales. Los  testamentos especiales son aquellos otorgados bajo condiciones excepcionales como el realizado en tiempo de guerra, bajo  riesgo de naufragio o en un país extranjero.

El testamento ológrafo  no requiere circunstancias especiales pero cabe dentro de esta categoría. Este podrá por todo aquel mayor de 18 años, aunque en la práctica lo otorgan personas que pos su avanzada edad no quieren o pueden acudir al notario.

Tan válido como el testamento otorgado en notaría.

 Es totalmente válido y si su fecha es posterior a cualquier otro, prevalecerán sus disposiciones. Puede cambiar la forma de repartir, introducir legados, desheredar a uno de los herederos o todo lo que por testamento notarial se puede hacer.

Deberá cumplir los requisitos: 1/ escrito en su totalidad por el testador –no bastando solo su firma- 2/ dejando constancia de la fecha y 3/ firmado en cada una de las hojas por el testador.  Estos requisitos se regulan en nuestro Código Civil en sus art 688 y ss.

La protocolarización.

Es el juez de primera instancia del domicilio del fallecido era  quien verificaría su contenido, autenticidad y cumplimiento de los requisitos. Desde la Ley de la Jurisdicción Voluntaria, desde 2015 son los notarios los que tienen la competencia de la protocolización de estos testamentos.

Esta  protocolización se realiza con la puesta a disposición del  testamento ológrafo ante el notario competente en el plazo de 5 años.  Si Ud. custodia uno de estos debe depositarlo  en el plazo de 5 días desde su conocimiento de la muerte del testador.

 Si alguien (heredero, legatario o incluso un tercero) tiene en su poder el testamento manuscrito y no lo puede ser sostenido responsable por los daños que pudiera ocasionar –tales como los derivados de repartir la herencia conforme a un testamento notarial-.

Expediente notarial de adveración de testamento ológrafo.

Se creará un expediente notarial con dos resultados posibles: la adveración de la autenticidad que conlleva la validez de las disposiciones o la no adveración, no teniendo el testamento como válido. Para comprobar su validez, el notario podrá pedir periciales caligráficas, testigos de la letra y tendrá poder de decisión con otros indicios que estime oportunos.

Ventaja e inconvenientes

Las ventajas de este tipo de testamento parecen ser en exclusiva su secretismo. Los inconvenientes, en demasía. Tendrá que sortear diversos obstáculos legales y someterse a una valoración que permita concluir que indubitadamente expresa la voluntad de una persona. Nuestros profesionales, recomiendan formas otras formas que garantizan la privacidad y su legalidad o autenticidad no se cuestionará.

Alejandro Marín
Socio y Abogado del área Civil

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *