UTE-UNION-TEMPORAL-EMPRESAS-PROCER-ABOGADOS-MALAGA

Uniones temporales de empresa para toda la vida

Posted on Posted in Noticias Procer

Auge del sector de la construcción

Es evidente que el sector de la construcción que durante tanto tiempo ha venido sufriendo la crisis económica, lleva dos años en los que el crecimiento es significativo y se prevé que continúe en esa línea.

Detrás de las grúas y parcelas en edificación que se ven a simple vista, hay un complejo funcionamiento económico y legal conocido para aquellos que se dediquen a la construcción y promoción inmobiliaria.

¿Qué es una UTE?

Concretamente, en épocas de bonanza para la construcción suelen proliferar las Uniones Temporales de Empresas, también conocidas por su acrónimo UTE, cuya misión es unir a diferentes empresas para ganar en solvencia e infraestructura, pudiendo hacer frente a la obra encomendada.

Su duración está vinculada al tiempo en que se desarrolle la obra o servicio para la cual se constituyó, por lo que no debe prolongarse más del tiempo estrictamente necesario.

Régimen legal aplicable

Las UTE son grandes olvidadas en nuestra normativa ya que solo se le dedican algunos artículos en la Ley 18/1982, de 26 de mayo, sobre régimen fiscal de agrupaciones y uniones temporales de Empresas y de las Sociedades de desarrollo industrial regional.

En defecto de esta ley, se rigen únicamente por lo establecido en sus estatutos por lo que la regulación de los mismos es esencial para evitar futuros conflictos que pongan en riesgo la inversión de las empresas asociadas.

Problemas comunes

Por tanto una redacción inadecuada de los estatutos que no regulen los supuestos que podemos encontrarnos o que deje en situación de indefensión de sus intereses a una de las partes, puede dificultar la gestión de la UTE y lo que es peor aun, acabar con la judicialización de dichos conflictos.

Revelador de la problemática que puede surgir es el hecho de que la regla general marca la unanimidad como requisito para la toma de decisiones, lo que viene a blindar aquellas decisiones que se tomaron en un primer momento.

Al respecto es relevante la fijación del cargo de gerente, que será quien tenga la facultad para actuar en nombre de la UTE, ostentando todas las competencias necesarias para ello y por las que deberá rendir cuentas.

Asimismo, su régimen particular, hace que la responsabilidad frente a terceros por los actos y operaciones en beneficio del común, será en todo caso solidaria e ilimitada para sus miembros, lo que puede implicar graves problemas.

Por ello, si su actividad esta relacionada con la construcción y promoción inmobiliaria y plantea constituir una UTE con sus socios o forma parte de una y ve como sus intereses se están viendo mermados, le aconsejamos que contacte con PROCER Abogados y Asesores, donde profesionales expertos en la materia podrán defender sus intereses.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *