Accidentes de Tráfico

Posted on Posted in Procer Abogados

La responsabilidad civil extracontractual derivada por un accidente de tráfico hace al responsable del accidente a resarcir por los daños físicos y materiales que, por su acción se han ocasionado, acorde a la ley de Responsabilidad Civil y Seguro de Vehículos a Motor en su artículo 1.1 y conforme al 1902 del Código Civil. Existiendo un papel importante de las aseguradoras, de necesaria contratación, obligadas al resarcimiento mediante la acción directa contra la aseguradora del tomador causante del daño, ¿Qué pasos seguir cuando tengo un accidente de tráfico y me lo tramita un abogado especialista?

 

I.- EL ACCIDENTE ¿Qué hacer cuando tiene un accidente de tráfico?

El momento del accidente vinculará a toda la reclamación de responsabilidad. Debemos esclarecer las circunstancias y elementos relevantes desde un punto de vista material y jurídico. Hay, por tanto, cuestiones que sí dependen de la actuación de aquel involucrado en el accidente del que puede derivar la aclaración de los hechos.
La identificación de las partes es relevante y un factor indispensable. Cada vehículo deberá llevar consigo un parte amistoso de declaración de accidente. En el parte amistoso se debe hacer constar unos elementos esenciales, siendo los más relevantes los que hacen referencia a la identificación de los ocupantes (los acompañantes también tienen derecho a indemnización, incluso los acompañantes del vehículo que ocasionó el accidente) y los que identifican a los vehículos y sus pólizas de seguro, así como los objetos del interior del vehículo que sufrieran deterioro por el mismo.

Existe el deber de notificar a la compañía de seguros el accidente en 7 días, mediante precisamente el parte amistoso. No dude en llamar a los cuerpos de seguridad del estado, policía local de realizarse el siniestro en territorio municipal, si la otra parte no ofrece sus datos o estima que se están proporcionando datos deliberadamente incorrectos. Deje constancia de los daños materiales en el parte. Llame a la ambulancia en caso de daños físicos, y además, pida el parte de asistencia médica en este caso.

Si existe fuga, existe un mecanismo para cobrar, indirectamente a través del consorcio de Seguros, entidad administrativa publica creada a tal fin. Mire por testigos, si se personan los agentes de la autoridad, estos podrán tomar declaración y recogida de sus datos en caso de que sea pertinente su asistencia como testigos en un eventual procedimiento judicial.

Los hechos son muy relevantes, fijados en el atestado policial, pero sin que este sea considerado una prueba pre constituida contra la que no quepa probar en contra. De esta responsabilidad será exonerado el culpable cuando pruebe que los daños fueron por la culpa exclusiva del que reclama. De ahí que los hechos (quién tenía el STOP, quien invadió el carril, quien efectuó la maniobra temeraria, etc..) sean cruciales. La denominada fuerza mayor en la conducción exonerará. No se considerará fuerza mayor aquellos defectos mecánicos del vehículo ni la rotura de alguna de sus piezas (sin perjuicio de la responsabilidad del fabricante).

 

II.- LA NEGOCIACIÓN CON LA ASEGURADORA. ¿Cómo reclamar mi indemnización por accidente de tráfico?

La aseguradora ha de resarcir el daño, por ello deberá, motivada y diligentemente, calcular el importe indemnizatorio y proceder a su pago, acorde a unas tablas legales donde cada lesión tendrá relacionada una puntuación y un valor económico, en la que dependerá la edad, la gravedad, las secuelas, y con coeficientes multiplicadores y correctores acorde con las pérdidas que produce, lucro cesante acorde a los ingresos etc.. Igualmente podrá negarse a pagar si estima y motiva que su asegurado no es el responsable.
Tendrá la aseguradora tres meses desde que recibe la reclamación del perjudicado para presentar una oferta motivada de indemnización, con una cuantía dineraria, si entendiera efectuada la acción y cuantificado el daño. No existen causas de oponobilidad (que se niegue a pagar) si no es por los motivos tasados de la ley (como la culpa exclusiva)

Hasta aquí la actuación de un abogado podría haber sido útil, pero no tan imprescindible como en el caso de (habitual) disconformidad con la oferta motivada. En este caso, y con la reforma 2016, las partes podrán pedir de mutuo acuerdo informes periciales complementarios, incluso al Instituto de Medicina Legal siempre que no hubiese intervenido previamente.

Ésta obliga a la compañía de seguros a efectuar una nueva oferta motivada en el plazo de un mes (interrumpido el plazo de prescripción para el ejercicio de las acciones judiciales de un año). Si está de acuerdo con la nueva oferta, se aceptará si no el perjudicado podrá acudir a un procedimiento de mediación para intentar solucionar la controversia. el perjudicado podrá solicitar el inicio de esta mediación en el plazo máximo de dos meses.
Otra opción es acudir a la vía jurisdiccional Civil para la que definitivamente se necesitará un abogado especialista en accidente de tráfico. La ley, no obstante configura como obligatoria la reclamación previa, cuando establece que las demandas que no acompañen los documentos que acrediten la presentación de la reclamación al asegurador no se admitirán a trámite.

Para la determinación del daño la aseguradora podrá enviar a los forenses médicos, peritos que tienen la tarea de evaluar la entidad y grado de las lesiones mediante informes periciales. La colaboración con estos se presume necesaria para que los servicios médicos conozcan y sigan el curso y evolución de sus lesiones. Estos siempre podrán ser debutados en el eventual proceso judicial con propuesta de prueba pericial de parte demandante.

 

III.- LA ESPECIAL REFERENCIA A LOS LATIGAZOS CERVICALES.

Ha venido siendo común la disputa de la indemnización por lesiones temporales de las cervicalgias derivadas normalmente por colisiones posteriores en accidente de tráfico. La medicina actual, no puede precisar el grado exacto, siendo a veces que la única referencia que tiene el medico es el dolor que clama el paciente.
Para evitar el fraude de este tipo de trauma fingido, la modificación legal de principios de año ha cambiado el sistema vigente por tantos años.

Estos traumatismos cervicales de entidad menor que se diagnostican con base a la manifestación accidentando sobre la existencia de dolor, que no son susceptibles de verificación mediante pruebas médicas complementaria únicamente indemnizando sí: por la naturaleza del hecho lesivo, y la causa-efecto del mismo, por exclusión, no medie otra causa que justifique totalmente la patología. Y más importantemente, un criterio cronológico: la sintomatología ha de aparecer en tiempo médicamente razonable. La ley delimita en particular los síntomas dentro de las setenta y dos horas posteriores al accidente o que el lesionado sido objeto de atención médica durante ese plazo. Así que es recomendable, que si es de quién aguanta la molestia, por si mejora, aun así asista al médico con brevedad.

 

IV.- LA RECLAMACIÓN JUDICIAL. EL PROCEDIMIENTO POR ACCIDENTES.

Acabada la vía extrajudicial, se realizará la correspondiente demanda, a través de un abogado y procurador (excepto en procedimientos de reclamación de menos de 2.000 euros) mediante un proceso civil verbal (cuantías menores de 6.000 euros, sin perjuicio de materias objetivas) u ordinario (más de 6.000 sin perjuicio de materias objetivas). Serán objetivamente competentes los Juzgados de Primera Instancia, y acorde con el art. 52.9 de La Ley de Enjuiciamiento civil, los del partido judicial del lugar donde se produjeron los daños (lugar del accidente) siendo el litisconsorcio pasivo, contra la aseguradora y el asegurado causante del daño.

El orden penal en los accidentes de tráfico queda especialmente reservado a aquellos casos en los cuales la conducta de los intervinientes y la trascendencia de los hechos, desembocando en responsabilidades criminales e indemnizatorias.

 

Igualmente, le hacemos un resumen ejemplificador de las actuaciones y de las cuantías posibles.

Eduardo Rodríguez se hallaba parado en un semáforo en rojo cuando un vehículo le colisionó posteriormente, causándole un latigazo cervical de grado II ( se constata una limitación de la movilidad del raquis cervical, sin evidencia de afectación neurológica).
– Días de baja 60 x 58.24€ + 22 x 31,34€ = 3.494.04€ + 689.48€
– Indemnización por lesiones = (26 años) 5 (puntos) x 847,07€ =4235.35€
– Total (sin gastos médicos o reclamación de daños materiales por accidente de tráfico) = 8,418,87

Quedamos a su disposición en PROCER Abogados y Asesores. Conduzca con cuidado y sea prudente.