DESPEDIDO

Posted on Posted in Procer Abogados

La situación del trabajador al encontrarse en la tesitura de afrontar una extinción de su contrato laboral resulta ser un punto de inflexión muy marcado para el día a día del mismo. El despido se tornará en un proceso de estrés para el perjudicado que deberá asesorarse desde el primer momento, tan pronto como sea posible siendo recomendable justo al comunicarse por parte del empresario / empleador la finalización del contrato.

La indemnización por despido improcedente variará en gran medida dependiendo de la antigüedad del trabajador. Esto es debido a que la cuantía indemnizatoria se establece en función de un número de días (el salario que se gana al día) por año de trabajo. Por ello, aquel que ha pasado más tiempo tendrá un multiplicador más alto y por tanto mayor indemnización.

¿Cuándo nos encontramos ante un despido improcedente?


Todas la causas de despido (por razones objetivas, disciplinariamente) pueden ser calificadas como procedente o improcedente. Estos términos, hacen referencia a la adecuación de la acción del empleador a los motivos que la Ley establece para poder terminar unilateralmente el contrato de trabajo.

Por ejemplo, la Ley regula las causas objetivas de despido. Estas son varias entre las que se encuentran la ineptitud del trabajador o la falta de adaptación del mismo a los cambios técnicos introducidos en la empresa. Si un trabajador se encuentra en una de estas situaciones, se le da al empleador la facultad de extinguir el contrato de una forma objetiva, fundamentada y correcta. El problema está en determinar si procede (es cuando existe la justificación legalmente establecida) o no procede.

Puede que el empresario le haya despedido por despido disciplinario, pero, ¿y si no es verdad que usted efectuase tales incumplimientos?. Pues, en este caso, se entenderá que este despido se realiza sin una fundamentación. Esto implica que el empresario no tenía razón suficiente para motivar su despido y aún así se ha amparado en una de las causas recogidas en el Estatuto de los Trabajadores, lo cual implicará que su despido sea improcedente.

¿Cuál es la indemnización por despido improcedente?

La indemnización se calcula teniendo en cuenta los conceptos salariales y la antigüedad del trabajador. Es importante conocer la fecha de inicio de la relación laboral (no ha efectos de computo de antigüedad, sino para determinar si la cuantía indemnizatoria es post o pre reforma de la Ley. Aquellos contratos celebrados antes del 12 de febrero de 2012 recibirán una cuantía de 45 días por año, mientras que los celebrados con posterioridad se calcularán a 33 días. Igualmente, los que empezaron antes de la fecha y permanecieron trabajando hasta después de la misma, se efectuará el cálculo por partes proporcionales (45 hasta 12/2/2012 y 33 durante la duración contractual posterior), con sus recíprocos cálculos máximos).

Pero, ¿qué es esto de los días?, pues esto es la base que toma el legislador para indemnizar: el salario legal diario. Esta cuantía de ganancias diarias se multiplicará por los días que la ley le otorga (33 o 45 en caso de improcedentes o 20 en indemnización por despido procedente) y se multiplicará por tantos años como se lleve trabajando. Igualmente, la Ley establece límites a las mismas, siendo las mensualidades indemnizatorias máximas las indemnizaciones tienen límites, no superaran 24 o 42 mensualidades (máxima indemnización por despido improcedente).

Le habrán surgido dudas: que pasa si mi salario ha sido variable? ¿Cómo cálculo mi salario diario si hay meses que cobro pagas extraordinarias? Pues bien, el salario ha de calcularse con la prorrata de las pagas extraordinarias divididas entre las 12 mensualidades. Si el salario ha cambiado deberá hacerse una media del salario de los últimos 12 meses. Se deberán incluir todos los pagos considerados salarios, ya sea en especie o en dietas, todo lo que sea parte de la compensación por su trabajo, siendo de gran importancia el manejo e interpretación por parte de un profesional jurídico de la legalidad y doctrina vigente y de los convenios de aplicación.

Igualmente, también se podría preguntar: ¿cómo multiplico por años si no he trabajado un periodo “redondo”?. La antigüedad la puede calcular en meses y luego esta pasarlo a años. De esta forma, por ejemplo 18 meses equivalen a 1´5 años, siendo el 1,5 el tiempo a considerarse como antigüedad que deberá multiplicarse por el valor que de su salario diario (mensual entre 30 días) por tantos días como proceda.

¿Cómo se tramita y cómo recibo mi indemnización?

El empresario no va a pagar la indemnización de un despido improcedente por voluntad propia, dado que precisamente él cree o pretende que sea considerado como procedente. Por esto, cuando se reciba la carta de despido o le comuniquen de formal verbal que ha finalizado su trabajo, ante su inconformidad debe presentar una papeleta de conciliación en el centro de mediación y arbitraje correspondiente. No se necesitará abogado para este trámite, aunque, sin lugar a duda, es muy recomendable dado que quedará fijada y determinada con la papeleta hechos, conceptos, cuantías y solicitudes que serán imperturbables, salvo que sean superfluos y no creen indefensión, en la futura demanda. Ésta paraliza el plazo de caducidad (plazo en suspenso con la presentación el cual continua tras la celebración para la presentación de la reclamación en sede judicial) de 20 días para presentar una demanda por despido procedente. Por medio de ese acto el legislador pretende llegar a un acuerdo o avenimiento de forma extrajudicial. Es obligatorio y un requisito de forma para ciertos procedimientos, entre ellos el despido.

Si el empresario no se presenta en el CMAC o no se llega a un acuerdo se presentará la correspondiente demanda. Nos saltaremos la tramitación procesal y llegamos a la sentencia. En la sentencia (siendo favorable a nuestro suplico) el despido será declarado improcedente dándole al empresario el plazo de cinco días desde la notificación de la misma para optar entre la readmisión del trabajador o el abono de una indemnización (sí él tiene la última palabra excepto para representantes sindicales o en despidos nulos).

La opción por la indemnización significará la extinción del contrato de trabajo y el ingreso de la cantidad correspondiente. Si se readmite se tiene derecho a los denominados salarios de tramitación que es la cantidad que no se ha devengado durante la pendencia del juicio mientras el trabajador no ha podido acudir al trabajo.

Ejemplo simplificado de cálculo de indemnización por despido improcedente.

Samanta R. L. había sido contratada por la mercantil INETERMINADA, S.L., con un contrato de duración indeterminada con fecha 1/04/2012 y fue despedida por despido disciplinario a fecha de 1/11/2015, 3 años y 7 meses después, bajo una supuesta alegación de faltas injustificadas continuadas. Tras la presentación de la papeleta de conciliación, celebrada en ausencia de la empresa, conllevo la presentación de la reclamación judicial, con la presentación de la demanda, y la defensa en juicio, estableciendo en la sentencia su señoría la improcedencia del despido, optando la empresa por la indemnización de sus salarios en nómina, de 652,71 € hasta abril 2014; 756,58 € hasta abril 2015; y 1.130,28 € hasta septiembre 2015.

ANTIGÜEDAD EN MESES: 43 MESES; SALARIO DIARIO: 30,40 €.


INDEMNIZACIÓN POR DESPIDO IMPROCEDENTE 33 días por año = 3596,30 €;
(*) le corresponderán tantos días de salario por días hasta la sentencia en concepto de salarios de tramitación: 1824,00 €.